«

»

Abr 26

Imprimir esta Entrada

Memorias de traducción ¿Amigas o enemigas?

No reconocer que las memorias de traducción han cambiado radicalmente el mundo de la traducción… es algo que pocos pueden afirmar. Si no contabilizamos la traducción literaria, o incluso contabilizándola, es extremadamente insignificante el peso específico de los entornos de traducción en los que las memorias de traducción no representan o deberían representar un elemento básico de trabajo.

No es, sin embargo, nuestra intención intentar convencer a nadie que las memorias de traducción son necesarias en su caso particular, ni siquiera tratar de demostrar a aquellos que siguen sin querer usarlas de que se encuentran en desventaja comercial frente a los que sí lo hacen. Ese aspecto se lo dejamos a los desarrolladores de programas de traducción asistida.

Nuestro objetivo, en este post, es analizar lo que se esconde detrás de las memorias de traducción, las razones ocultas que movieron a las empresas más potentes del sector a potenciar estándares como el TMX o el SRX y los diferentes usos que, como traductores, es posible darles a las memorias de traducción.

Empecemos por la versión oficial. Las memorias de traducción almacenan segmentos de texto junto con sus traducciones y posibilitan el acceso a esa información siempre que sea relevante. La consecuencia directa de esa disponibilidad de información incide directamente en la productividad del traductor y, en consecuencia, en el resultado económico que obtienen por su actividad. La única limitación a esta explicación es la necesidad de que el texto a traducir tenga un cierto grado de repetitividad respecto a los textos que conformaron la memoria utilizada.

Por cierto, hace tiempo que el grado de repetitividad ha desaparecido de la propaganda de los programas de traducción asistida. Cuando todavía se indicaba, las cifras variaban entre el 30 y el 40%. Eso significa que si los segmentos que los análisis de los programas de traducción asistida realizan antes de la traducción no arrojan un porcentaje global, en los segmentos por encima del 75% de semejanza, superior al 30% del total de la traducción, el uso de memorias de traducción no tiene que ser necesariamente rentable. Aunque aceptaremos que pueden existir otras razones como el formato de documento, el uso futuro de esa traducción… que justifiquen el uso de memorias de traducción por debajo de esos guarismos.

Hasta aquí la versión oficial. Veamos qué más se esconde detrás de las memorias de traducción, en especial desde que el estándar TMX se ha erigido como el agente liberador de las memorias de traducción de los programas que las utilizan.

Empecemos por una afirmación. Las memorias de traducción, fuera de su contexto, no sirven para casi nada. Para que una memoria resulte útil (que presente ese 30% o más de reutilización) debe venir del mismo autor que el documento que queremos traducir y tratar sobre la misma temática. La repetitividad no es más que la consecuencia de un proceso informático básico: El copiar y pegar. Podéis hacer la prueba: Escribid unas cuantas líneas. Guardadlas. Tratad de escribir de nuevo lo mismo diez minutos después sin utilizar lo anterior como referencia… Lo que obtendréis será distinto. Si no existe copiar y pegar no existe repetitividad.

¿Quiénes son, pues, los principales interesados en las memorias de traducción? La respuesta es muy clara: El primer interesado es el cliente (el autor). Si, como cliente, dispongo de una memoria de traducción de mis escritos, todos los nuevos documentos que genere basándome en ellos podrán beneficiarse de esa memoria de traducción, por lo que mis costes en ese apartado deben reducirse. Y, si no llego a un acuerdo con el traductor… ya buscaré a otro.

El segundo interesado es el traductor… siempre que siga traduciendo los documentos de ese cliente. Una memoria de traducción sirve, en un entorno de traducción asistida, para aumentar la productividad al traducir documentos derivados de documentos anteriores. En consecuencia, desde el punto de vista del traductor, su uso queda limitado al hecho de que seamos capaces de conservar al cliente.

Los siguientes interesados son quienes desarrollan programas de traducción automática. Si algo ha demostrado Google con su traductor es que utilizando métodos estadísticos y un gran cantidad de texto bilingüe es posible obtener traducciones que, lejos de poder considerarse correctas y con la posibilidad de errores mayúsculos, tienen una utilidad real (Google está traduciendo en estos momentos 10 veces más que todos los traductores del mundo juntos).

Visto esto, podemos afirmar que las grandes memorias de traducción, algunas alimentadas gratuitamente por los mismos traductores que se quejan de que su mercado se va descomponiendo a marchas forzadas, aportan escasos beneficios al eslabón más débil de la cadena de traducción: los traductores. ¿A qué viene, pues, esa euforia ante las grandes memorias de traducción públicas que van apareciendo poco a poco?

La respuesta es otra pregunta que surge por sí sola: ¿Para qué más sirven las memorias de traducción?

Tal como ya hemos apuntado, las memorias de traducción de terceros como las reseñadas, generalmente, no nos proporcionarán más que unas mínimas coincidencias de poco valor, por lo que su uso en un proceso de traducción tendrá poca o ninguna incidencia. ¿Entonces?

Pues bien, la cuestión es que no enfocamos correctamente el uso de dichas memorias: Utilizadas adecuadamente son una de las mejores fuentes terminológicas existentes.

Los traductores de la Comisión Europea, por poner un ejemplo, son profesionales con un nivel de calidad contrastado y muchas de sus traducciones se publican con rango de ley. La documentación que traducen se centra, casi exclusivamente en el entorno legal y administrativo de la Comunidad Europea, por lo que las frases que utilizan son muy particulares y difícilmente aparecerán en otro tipo de documentos.

Sin embargo, las leyes y documentos que traducen abarcan muchísimos campos, por lo que los traductores deben realizar constantes investigaciones terminológicas y proponer soluciones que, repetimos, en muchos casos tienen rango de ley. Así pues desde la electricidad a los alimentos y de la construcción a los cosméticos y medicamentos, esas frases prácticamente inútiles están repletas de respuestas puntuales a cuestiones terminológicas de una riqueza y calidad excepcional.

Utilicemos, pues, todas esas memorias de traducción como si de un gigantesco diccionario se tratara.

En AulaSIC acabamos de convocar un curso precisamente sobre eso: El uso de Memorias de traducción públicas y privadas con el que pretendemos dar las pautas para que cualquier traductor pueda utilizar estas fuentes imprescindibles de información, bien con sus herramientas habituales, bien con herramientas de tipo gratuito disponibles en la red. Además, si lo solicitas con antelación, personalizaremos las memorias para que puedas utilizarlas en tus pares de lenguas habituales y con tus propios programas TAO, con lo que ahorrarás una gran cantidad de horas generando las bases de datos para tu entorno específico de trabajo.

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Gustavo Rodríguez

    Gracias Salvador por vuestro blog.

    Es muy importante resaltar, como has hecho, que la utilización de memorias de traducción públicas o privadas no se limita al entorno del traductor. Actualmente existe una inversión tecnológica muy fuerte de grandes organizaciones para aprovechar los contenidos que existen en las memorias de traducción a la hora de crear nuevos contenidos, es lo que llamaríamos una ‘edición controlada’. La industria tecnológica de la traducción responde a esas crecientes necesidades con diferentes herramientas, entre ellas SDL Author Assistant http://www.sdl.com/es/language-technology/products/global-authoring/sdl-authorassistant-client.asp

    1. Salvador

      Hola Gustavo,

      Gracias por el comentario. Nos aportas un dato más que interesante.

      Y ya que estamos puestos, aprovecharé para ponerte en un aprieto. Si damos por aceptado el triplete traducción automática + traducción asistida + gestión terminológica como base de la mayor parte del mercado de la traducción, también convendremos que cualquier método que permita afinar ese triplete debe ser bienvenido.

      La traducción automática, tal como comentamos, tiene por el momento un techo tecnológico establecido. Mientras sesudos lingüistas no encuentren la forma de ir más lejos, existen una serie de métodos para mejorar la calidad de los traductores automáticos. Uno de ellos, quizá el más efectivo, es el uso de lenguajes controlados.

      Y ahora viene la trampa: Te invitamos a publicar una entrada en el blog que explique cómo funciona y qué características tiene SDL Author Assistant.

      Venga, anímate!

      Un abrazo,

      1. Gustavo Rodríguez

        Hola Salvador,
        No hoy problema, intentaré escribir algo, es siempre un placer colaborar con vosotros.
        Mientras tanto, y porque me conozco y se que siempre voy muy ‘justo’ de tiempo, os invito a ver un pequeño vídeo que muestra la combinación de memorias de traducción y autosugerencias en AuthorAssistant.

        http://www.sdl.com/en/language-technology/landing-pages/sdl-global-ams-2010/?EventID=25971357&FirstName=Anonymous&LastName=Anonymous&Email=&RET=1304530501145

  2. Alicia Dakota

    Muchísimas gracias por esta entrada. Ojalá estudiara en Barcelona para poder asistir a cursos tan interesantes como estos.
    Desde Córdoba es imposible acudir a muchos… es una pena.

    Propongo cursos online =)

    Un saludo y suerte con el curso.

    Atentamente,

    Alicia Dakota

    1. Salvador

      Gracias por tu comentario Alicia,

      De hecho tenemos más cursos online que presenciales. Puedes consultarlo en nuestra página Web (www.aulasic.org) Las tecnologías de la traducción no son excesivamente complejas, sin embargo abarcan muchos temas, por lo que la formación online, a nivel pedagógico, se adapta perfectamente al caso… Y nos ahorramos el problema de las distancias.

      Un abrazo,

Los comentarios han sido desactivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies