«

»

Jun 19

Imprimir esta Entrada

QC&QA (Segunda parte)

Sistemas de control de calidad

Empecemos por el final: los métodos de control de calidad deben empezar a imponerse como una de las características que tengan peso en la aceptación de un presupuesto por la aportación que suponen en el cómputo de la productividad. En consecuencia, los sistemas etiquetados como QA no deben quedar restringidos a entornos de grandes agencias de traducción. Todo lo contrario, deben empezar a extenderse en cualquier tipo de empresa y, especialmente, en la traducción freelance como un valor capital que distinga a los traductores profesionales, tengan o no el título, de los traductores ocasionales.

Y sigamos con una afirmación: la figura del gestor de proyectos no debe quedar circunscrita a un simple rol de comercial con conocimientos de idioma, ni a la de traductor que reparte encargos entre otros traductores. La gestión de proyectos, aunque incluya con matices dichos roles, tiene una función mucho más amplia y crucial en el proceso de la comunicación. De esas funciones destaca una que, por su transcendencia, debemos resaltar: el gestor de proyectos es el responsable último de la calidad de una traducción.

Ahora sí: ¿cómo se estructura un control de calidad?

La simplificación operativa en la que basta con que el gestor revise detenidamente la traducción antes de aprobarla es una equivocación que cae por su propio peso. Si bastase con la lectura cualificada, entonces todo el proceso se reduciría a la contratación de alguien con una calidad contrastada para que realizase la traducción, con lo que nuestro gestor quedaría relegado a un simple elemento de correa de transmisión entre cliente y traductor (y su sueldo lo reflejaría). Y no queramos cortar por lo sano atribuyéndole a la gestión de proyectos la tarea de la revisión.

Empecemos por establecer un marco que nos facilite la comprensión del proceso: un cliente final encarga una traducción de una documentación a diferentes lenguas. Si la figura del gestor fuera la de revisor, sería imprescindible un profesional plurilingüe que abarcara todas las lenguas del proyecto, algo que, a todas luces, es materialmente imposible, ya que nadie posee un control total de las múltiples combinaciones de lenguas y áreas temáticas que debe administrar un gestor de proyectos de traducción. Además, la opción de contar con múltiples gestores para un mismo proyecto es también una apuesta descabellada.

Así pues, el diseño del problema está servido. La respuesta es que la cuestión se reduce a encontrar los procesos necesarios para que la comprobación de calidad se rija por mecanismos automatizados que garanticen la calidad sin que ello suponga un menoscabo ni de la productividad ni de la rentabilidad.

Y puntualicemos algo antes de seguir: el control de calidad empieza antes de que se transfiera la documentación al traductor.

Los procesos de calidad podemos agruparlos en tres grandes grupos: elementos de terminología, elementos mecánicos y elementos lingüísticos.

El primer grupo comprobaría el no uso de la terminología aprobada o la inclusión de elementos no deseados, y se basaría en la existencia de glosarios especiales (o adaptados) y en las ya conocidas listas negras.

El grupo de elementos mecánicos correspondería a los despistes: errores en la puntuación, en la estructura, en la adecuación al medio, transferencia incorrecta de datos del original (siglas, cifras…), errores en las etiquetas, etc.

Finalmente, llegamos al grupo más complejo: errores relacionados directamente con la lengua. Desde el uso de determinadas estructuras hasta las adaptaciones que el propio entorno pueda necesitar como, por ejemplo, el uso correcto de las unidades de medida.

Evidentemente, damos por hecho que pasar el corrector ortográfico y gramatical y mantenerlo al día es algo que siempre se hace, sin embargo estos sistemas mecanizados complementarios también existen.

Para ilustrar la explicación, y antes de seguir con los detalles de fondo, vamos a ejemplarizar este proceso mediante el video que acompaña a este artículo, en el que podremos visualizar la mecánica de corrección de una serie de errores concentrados en un texto corto y cuyo proceso completo forma parte de uno de los cursos de AulaSIC.

VIDEO

El proceso, como podéis comprobar, es relativamente sencillo, ya que el trabajo más delicado debe realizarse previamente al configurar los diferentes parámetros.

De todas formas, lo que perseguimos en este artículo no será la mecánica del mismo, sino el hecho de que estos procesos pueden individualizarse y adaptarse a situaciones repetitivas, lo que posibilita la creación de auténticos protocolos de control de calidad que, y esto es lo más interesante, deben compartirse con traductores y revisores. Dicho con otras palabras, si ante un tipo de trabajo determinado establecemos un protocolo de forma conjunta entre gestores, revisores y traductores, y ese protocolo es aplicado de forma regular por todos los que intervienen en la traducción, la calidad de la misma podrá garantizarse a costes asumibles que serán fácilmente asimilables por el aumento de la productividad.

De esta forma, alcanzaremos dos objetivos adicionales al propio control:

  • La posibilidad de aplicarlo en      estadios iniciales de la traducción y de la revisión, lo que permitirá      marcar errores que perfeccionen el protocolo de control y reducirá las posibilidades      de cometer errores.
  • La reducción de carga de      trabajo del gestor de proyectos, en especial en aquellos pares de lengua      ajenos a sus capacidades lingüísticas.

El diseño, la creación y la compartición de estos protocolos en el grupo formado por gestores, revisores y traductores es, pues, la piedra angular para cumplir con los criterios de calidad que todo proyecto de traducción debe alcanzar.

Enlaces recomendados:

Curso SDL Trados Studio

Artículo sobre expresiones regulares y QA (Álvaro Mira)

Acceso a la primera parte del artículo:  QC&QA (primera parte)

1 ping

  1. QC&QA (Primera parte) | AulaSIC - Blog

    […] QC&QA (Segunda parte) » […]

Los comentarios han sido desactivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies