«

»

Sep 05

Imprimir esta Entrada

Praxis productiva en traducción automática
O cuándo «traducción automática» deja de ser un oxímoron

senior walking in nature
Ayer me llegaron noticias sobre una agencia de traducción, agencia que conozco personalmente, agencia que, por cierto, se presenta con un eslogan relativo a la calidad de su equipo. Tiempo ha, en la susodicha agencia me recalcaron lo importante que era tener un buen equipo y que para ello el primer paso era pagar unos precios por palabra superiores a los de mercado. Poco después supe que la tarifa que pagaban era la del mercado y, como os decía, ayer me enteré que en estos momentos la tarifa ya iba por… ¡la mitad de la del mercado!

Evidentemente me guardaré muy mucho de juzgar su actuación. Lo he sacado a colación pues mucho me temo que eso es algo que ocurre cada vez con mayor frecuencia. Como muestra, un botón: Unos meses atrás me llegaba otra noticia: Clientes finales “serios” estaban negociando con agencias con precios, para traducciones de calidad, por debajo de los 4 céntimos de euro por palabra. Y, si eso era lo que cobraban las agencias… ¿Qué les iba a quedar a los traductores?

Estamos, pues, ante un hecho claro, las tarifas han bajado y se están colocando en unos niveles que aconsejan pensar en si habrá que dedicarse a otra cosa. Los números son fáciles de aplicar: 0,03 euro/palabra * 2000 palabra/día * 22 día/mes= 1320 euro/mes y, de aquí, hay que descontarlo todo, empezando por los impuestos. El mileurismo se convierte en un lujo.

¿Cómo podemos encarar esta situación?

Hasta ahora, la traducción ha estado jugando con tres factores que se interrelacionaban: precio, tiempo y calidad. Cada variación en uno de los elementos influía directamente en los otros dos: Si bajábamos el precio, bajábamos la calidad, si subíamos la calidad incrementábamos el tiempo…

La respuesta a ese triángulo fue la introducción de un cuarto factor: la productividad. Sin embargo, la mayor herramienta de productividad existente ya ha sido absorbida por el mercado y los precios actuales: la traducción asistida. No queda, pues, otro remedio que empezar a considerar de forma inmediata y sin prejuicios previos, un nuevo elemento: la traducción automática. Y hay que hacerlo ya.

En AulaSIC hemos introducido módulos de traducción automática en nuestros cursos, en los próximos días vamos a impartir un seminario demostrativo de cómo aplicar la TA de forma coherente y provechosa, y antes de que finalice el año vamos a organizar un taller sobre la aplicación de la TA en entornos reales de traducción.

Sin embargo ya sabéis soy partidario de compartir las ideas. Ahí va, esquemáticamente, mi propuesta. Propuesta que sé positivamente que modifica sustancialmente el enfoque del uso de la traducción automática en los entornos profesionales de traducción.

El corazón del proceso es simple:

La traducción automática debe utilizarse para traducir segmentos seleccionados, no documentos.

Y el flujo de trabajo que debe aplicarse es el siguiente:

flujo TA

Si queréis verlo en directo, os espero en el seminario web de traducción automática, y si queréis profundizar sobre el tema nos vemos en los talleres de traducción automática de AulaSIC.

1 ping

  1. max

    .

    thanks for information.

Los comentarios han sido desactivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies