«

»

Mar 31

Imprimir esta Entrada

Elegir especialidad en traducción

EspecialidadHoy en día casi nadie discute la necesidad de especializarse para conseguir medrar en un mercado tan competitivo como es el de la traducción. No voy a entrar ahora en las ventajas o desventajas que ello implica sino en el dilema que representa elegir especialidad.

Tras haber impartido el curso de Cómo buscar trabajo en traducción en 13 ediciones a las que han asistido casi 300 alumnos, creo que puedo decir, con conocimiento de causa, que elegir especialidad preocupa, y mucho, a la mayoría de recién licenciados y traductores noveles.

Es lógico puesto que cualquier decisión que afecte a nuestro futuro nos asusta, más si no tenemos parámetros fiables en los que basarnos.

¿Qué deberíamos tener en cuenta para elegir especialidad?

La cuestión puede enfocarse desde un punto de vista personal o desde el punto de vista del mercado. Deberíamos valorar qué argumentos de peso ponemos en cada uno de los platillos de la balanza para determinar en qué dirección se inclinará.

Una elección personal

Si abordamos la problemática decisión desde una perspectiva personal pueden ser varias las razones que nos ayuden a determinar la especialidad que vamos a elegir. Veámoslas:

  1. Preferencias personales

Personalmente, opino que elegir una especialidad que coincida con nuestros propios intereses es siempre la mejor opción.

Si tenemos éxito vamos a pasar la mayor parte de nuestra vida profesional inmersos en la especialidad que hayamos elegido, traduciendo o perfeccionando nuestros conocimientos.

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida. (Confucio).

Sin embargo, puede que nuestras preferencias se enfoquen a mercados muy masificados o, todo lo contrario, muy minoritarios o incluso inexistentes.

Cada circunstancia requerirá estrategias diferentes para conseguir posicionarnos y algunas puede que requieran mucho esfuerzo y tesón. Analizaremos estrategias concretas en otras entradas (espero tener tiempo para escribirlas).

Sin embargo, si conseguimos abrirnos camino, disfrutaremos de cada uno de nuestros proyectos. ¿Hay mejor recompensa?

  1. Estudios previos

Para aquellos que llegan al mundo de la traducción tras pasar por otras formaciones, resulta extremadamente práctico especializarse en alguna temática relacionada con dicha formación. Parte de los conocimientos especializados ya se han adquirido y también la certificación que los avala.

No necesariamente se debe poseer el título de arquitecto para especializarse en arquitectura. No obstante, incluso un corto tiempo de estudio en la materia nos ayudará a posicionarnos como traductor especializado.

Es una buena opción. Salvo, claro está, que hayamos desarrollado una especial aversión por la materia en la que nos interesamos tiempo atrás… Una situación bastante frecuente.

  1. Trabajos anteriores

Es una situación similar a la anterior. Aunque no se tengan estudios en la materia, la práctica en trabajos relacionados con la temática sobre la que traducimos nos servirá, en la mayoría de los casos, para certificar nuestros conocimientos en el sector determinado y, por lo tanto, tendremos hecho parte del trabajo de posicionamiento.

Muy probablemente, además, tendremos conocimientos sobre el funcionamiento del mercado y sobre quiénes son sus actores. Es posible, incluso, que tengamos contactos personales en dicho sector que podrían ser nuestros primeros clientes o, en su caso, nuestro aval frente a otras empresas del sector.

  1. Contactos personales

Aunque no lo parezca, hay muchísimos traductores que se han especializado en campos relacionados con la actividad que desarrolla alguna de sus personas más cercanas.

Conozco infinidad de casos: hija de escritora reconocida que se dedica a la traducción literaria, pareja de cardiólogo que traduce sobre medicina, hijo de industrial que está especializado en traducción de ingeniería… podría seguir citando y no acabaría.

Como en el caso anterior, es obvio que los contactos personales del pariente-pareja-amigo pueden abrir muchas puertas en el sector. Más incluso que en el caso anterior puesto que quién recomienda es un profesional en activo.

Además, la ventaja añadida es que se cuenta con un consultor a quién recurrir en caso de necesidad y que, por si fuera poco, suele actuar como corrector temático gratuito, especialmente en los primeros trabajos que afrontemos, que son los que nos generan más inseguridad.

Lo que mande el mercado

Si dejamos aparte las cuestiones personales deberíamos, también, tener en cuenta las necesidades del mercado. Es lógico pensar que si acertamos a elegir una especialidad con mucha demanda, tendremos muchas más oportunidades de entrar en el mercado y también más posibilidades de conseguir ganar más con el mismo esfuerzo.

O no. Las cosas nunca son tan simples. Lo cierto es que los mercados con mucha demanda suelen tener también mucha oferta y ello implica que deberemos enfrentarnos a un gran número de competidores que intentarán posicionarse mediante todas las estrategias posibles (posicionamiento por precio incluido) y nos veremos obligados a sudar (o a rebajar tarifas) para hacernos nuestro propio espacio. En los mercados más masificados puede resultar casi imposible conseguir hacerse un hueco.

Puestos a elegir, mejor mercados emergentes que por su novedad no tengan un alto nivel de oferta entre los traductores. Aunque, no nos engañemos, si hay demanda, más temprano o más tarde, habrá oferta de traducción. Sin embargo, tendremos un plazo de gracia que nos permitirá posicionarnos y adquirir la ventaja que obtienen los primeros.

Deberíamos localizar, por lo tanto, los mercados emergentes a nivel global (hoy en día la mayoría de las industrias intentan abrir mercados en otros países) o mercados locales que se dirijan a clientes internacionales (cualquier faceta del mercado turístico, por poner un ejemplo).

No obstante, descubrir estos mercados no es tarea fácil. Necesitamos responder a dos preguntas:

  1. ¿Cuáles son los mercados que están generando una necesidad de traducción?
  2. ¿Cuál es el volumen de traductores especializados que puede resolver esta necesidad?

Los mercados que generan mayor volumen de traducción

Para responder a la primera pregunta necesitamos estudios de mercado. Lamentablemente suelen ser escasos los que se enfocan concretamente al mercado de la traducción. A excepción de los de la consultora Common Sense Advisory a nivel internacional y, a nivel español, de los estudios realizados por ANETI (Radiografía del sector de la traducción en España 2008-2009)  y el más reciente, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Europea, dirigido por Celia Rico (Análisis del sector de la traducción en España 2014-2015).

La cuestión es: ¿Son útiles estos informes para los traductores freelance? Y la respuesta es: Sí, hasta cierto punto.

En general están enfocados al volumen de negocio de las agencias, que son los grandes agentes del mercado de la traducción y, por lo tanto, orientan en la medida que las agencias suelen ser los principales clientes de los traductores freelance (aunque no siempre sea así).

Otros informes genéricos sobre industrias en expansión o incluso nuestra propia percepción del mercado global, pueden aportarnos pistas sobre mercados emergentes. Nos interesa saber cuáles son las industrias de los países cuyo idioma sea nuestra lengua de partida que intentan expandirse en los países cuyo idioma sea nuestra lengua de llegada.

Oferta de traducción

La respuesta a la segunda pregunta es más compleja por lo que son muy pocos los que se la formulan. No obstante, la cuestión es tanto o más importante que la primera.

Puede que haya sectores como, por ejemplo, la traducción jurídica, que generen grandes volúmenes de negocio, no obstante, si la oferta de traductores freelance especializados en traducción jurídica supera la demanda, dedicar tiempo y esfuerzos a especializarnos en esta temática puede que nos resulte muy poco rentable. Posiblemente resultará más eficiente especializarse en mercados con potencial algo menor, como por ejemplo la traducción de patentes, en el que podamos posicionarnos más rápida y fácilmente… y, evidentemente, conseguir mejores tarifas.

Al fin y al cabo, como en cualquier sector, en traducción las tarifas varían según la relación de oferta-demanda y, a mejores tarifas, el volumen de trabajo que necesitamos para obtener el mismo beneficio, es menor.

Pero ¿Cómo podemos averiguar cuantos traductores están especializados en un sector determinado?

No hay informes sobre ello, aunque podemos tener algunas pistas de manera indirecta. Una de las maneras consiste en consultar los directorios de traductores en asociaciones (ATA, ASETRAD…) o portales especializados en traducción (Proz, TranslatorsCafé…). La mayoría tienen sistemas de búsqueda avanzados que nos permitirán saber cuántos de sus socios o afiliados ofrecen servicios en determinadas especialidades para nuestras combinaciones lingüísticas.

Puede que algunos no nos permitan determinar una u otra especialidad concreta, aunque, si repetimos el proceso en diversos servicios, podremos hacernos una idea aproximada.

Se trata, eso sí, de buscar asociaciones de traductores y portales especializados que tengan una amplia representación de traductores que ofrezcan nuestra misma combinación lingüística, para que la muestra sea representativa.

Una vez hayamos realizado estas pequeñas investigaciones de mercado tendremos una aproximación, más o menos precisa, sobre cuáles son las especialidades que mejor pueden posicionarnos como traductores profesionales y proceder a compararlas con nuestras preferencias personales.

Si coinciden, tomar una decisión nos resultará fácil. En caso contrario deberemos decidir si apostamos por una opción que, a priori, nos parezca exitosa o nos aventuramos a probar suerte y enfocamos nuestra carrera profesional hacia especialidades que coincidan con nuestros gustos.

 


 

AulaSIC ofrece un amplio abanico de cursos de iniciación en especialidades de traducción, todos ellos enfocados a mercados que generan un gran volumen de traducción y con una oferta limitada. Son oportunidades seleccionadas para aquellos traductores que desean especializarse de forma competitiva.

 

 

 

1 comentario

  1. Traducción Madrid

    En mi opinión también creo que la especialidad que se debe escoger es aquella que coincida con muestros intereses personales,ya que se está eligiendo tus actividades diarias en los próximos años. Lo ideal, aunque no es simple, sería que esos intereses personales nos situaran en los mercados con demanda o los emergentes. Estupendo artículo que seguramente guiará a muchos recién titulados en traducción. Saludos!

Los comentarios han sido desactivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.