«

»

Mar 12

Imprimir esta Entrada

Mentiras o postverdades que te han contado sobre la traducción. Episodio I: las tarifas.

Ya seas novel o poseas una larga experiencia, lo primero que aprendes es que las tarifas no las estableces tú.

Seguro que en tu etapa universitaria tocaste el tema de las tarifas. Y que os concienciaron de que la única forma de subsistir, individual y colectivamente, era luchar por unas tarifas dignas. Eso está muy bien, lástima que no sea verdad.

En este tema, como en otros, el enfoque universitario clásico (que por desgracia es el que se sigue manteniendo de forma mayoritaria en nuestras facultades) no solo está muy alejado de la realidad del mercado sino que es altamente contraproducente: individual y colectivamente.

Vamos con una lección básica: Traducimos por negocio, por dinero. Y los negocios son o rentables o no rentables.

En consecuencia, olvidad la tarifa, y comprobad siempre si traducir algo os permitirá ganaros el jornal o trabajaréis a pérdidas. Y aceptadlo o rechazadlo en función de vuestras prioridades.

Y, aquí, inserto una segunda verdad falseada que también hemos llegado a creernos. No habrá sido la primera ni será la última vez que en un foro veo criticar a alguien por que ha aceptado un trabajo con tarifas draconianas. A profesionales noveles, en especial, se les ha repetido hasta la saciedad que al aceptar una tarifa baja perjudicaban al resto de profesionales del sector.

Pues bien, dejando fuera del tema el asunto desagradable de quien puede otorgarse el derecho de ser juez en las necesidades de cada persona, volvemos a chocar con las tarifas. He visto proyectos a 20 céntimos la palabra que era ruinosos (traducción de glosarios de productos) y traducciones a un céntimo (sí, 0,01€) que eran rentables (un sitio web de ventas online).

Y como no está bien que solo reparta pescozones, os indico cómo debéis afrontar un proyecto de traducción (del más pequeño al más grande) para saber si será rentable o no:

  1. Si vuestro cliente os indica la tarifa, utilizadla como base. En caso contrario mejor que esperéis al final del proceso.
  2. Realizad el conteo con vuestra herramienta de traducción asistida (y, a poder ser, mejorad el resultado cotejándolo con una segunda herramienta).
  3. A partir del análisis obtenido catalogad los segmentos a traducir en tres grupos:
    1. Segmentos nuevos
    2. Segmentos reutilizados (repeticiones, 100% y superiores)
    3. Segmentos Fuzzy (en general, para lenguas europeas y en SDL Trados Studio, estaríamos hablando de los segmentos del 85% al 99%)
  4. Ahora calcularemos el tiempo de traducción de cada grupo:
    1. Para los segmentos a. estaríamos hablando de traducción pura y llana.
    2. Para los segmentos b. estaríamos hablando de un proceso de revisión, traduciremos entre 3 y 8 veces más rápido (en función de la memoria y del tipo de documento).
    3. Para los segmentos c. nos encontraríamos ante una revisión lenta, o muy lenta, pero bastante más rápida que la traducción estándar. Entre una y tres veces más rápida podrían ser valores bastante comunes (evidentemente, la calidad de la memoria y el tipo de información vuelven a ser claves).
  5. Haremos una estimación del tiempo necesario para la traducción (luego ampliamos este punto)
  6. Comprobaremos si la compensación económica es positiva o bien no tiene nada de compensación (y también lo ampliamos un poco luego)
  7. Decidimos si lo hacemos o no (indistintamente de lo que salga en el punto anterior, cada uno conoce sus necesidades…)

 

Y la ampliación:

En cuanto al tiempo, si no sabéis vuestra productividad (sí, será un concepto industrial, pero esto es industria), podéis partir de las famosas 2 000 palabras al día (lo de 3 000 es por 8 horas, y no todas las horas traduces). Y, a contar.

Supongamos 100 000 palabras a traducir que presentan un recuento tal como:

  • Segmentos a): 35 000 palabras
  • Segmentos b): 20 000 palabras
  • Segmentos c): 45 000 palabras

Y supongamos que intuimos, esperamos… alcanzar una productividad de:

  • Segmentos a): Factor 1 (2 000 palabras/día)
  • Segmentos b): Factor 5 (10 000 palabras/día)
  • Segmentos c): Factor 2 (4 000 palabras/día)

Nota, esos datos os lo dará la experiencia… y también si utilizáis vuestro programa de traducción asistida para testear unos cuantos segmentos de cada para haceros una idea: la característica se llama FILTRO.

Entonces estaremos hablando, si ponemos una tarifa de 10 cents. para ponerlo fácil:

  • Segmentos a): 35 000 x 0,1 €/pal = 3 500 €
  • Segmentos b): (20 000 / 5) x 0,1 €/pal = 400 €
  • Segmentos c): (45 000 / 2) x 0,1 €/pal = 2 250 €

Total compensado: 61 500 palabras x 0,1 €/pal = 6 150 €

Para llegar a esta conclusión y a la que sigue, hemos considerado que las palabras pertenecientes a los segmentos a. las traduciremos a una velocidad 1, que corresponde a la productividad base de 2 000 palabras al día. Para las palabras pertenecientes a los segmentos b.) los traduciremos a una velocidad 5, que corresponde a una productividad de 10 000 palabras al día, lo que supondrá que nos llevaría lo mismo traducir esas 20 000 palabras b. que 4 000 de las correspondientes a segmentos a. Por eso dividimos las palabras por el factor de productividad que hemos establecido (en el ejemplo, 5). Y lo mismo para el tercer grupo, solo que ahora dividiremos por 2.

Si hubiéramos hecho el cálculo según los parámetros que todos conocemos el precio final sería de 10 000 € (100 000 palabras 0,1 €/pal). Con este presupuesto ganaríamos 3 850 € menos, pero también podemos comprobar (leed más abajo) que estaríamos menos tiempo traduciendo, por lo que (en función de lo que verdaderamente pagasen) podríamos decidir si el proyecto nos es rentable o no.

Un comentario malévolo: Como pidáis 10 000 y vuestra competencia pida 6 150 adivinad a quién le darán el encargo.

Personalmente, creo que existe un término que permite visualizar fácilmente este planteamiento (y os propongo reflexionar si quizá sería práctico establecer este nuevo método/concepto de presentar presupuestos): Palabras nuevas equivalentes:

Este proyecto de 100 000 palabras se correspondería con un proyecto de 61 500 palabras nuevas equivalentes que se resolverían en 31 jornadas de trabajo (61 500 / 2 000) en lugar de las 50 jornadas que teníamos antes (100 000 / 2 000).

Por lo tanto, si seguimos teniendo una tarifa de referencia, el cálculo de este proyecto de traducción correspondería a cálculo clásico con un proyecto equivalente de 54 000 palabras nuevas.

Otro comentario malévolo más: 6 150 por 31 jornadas, más 5 800 por las 29 jornadas restantes si tuviéramos otro trabajo de similares características, suman 11 950, lo que supera en casi un 20% los 10 000 que no nos van a dar.

Evidentemente, podríamos reducir todavía más el tiempo si utilizamos los elementos adicionales de nuestros programas TAO (assembler, fracciones, AutoSuggest, musas, lexicones, terminología… todos los programas permiten agilizar determinados procesos y reducir los tiempos de consulta y de tecleo). Y el tema candente y siempre controvertido de la traducción automática…

 

Y esta ha sido la primera vuelta de tuerca al concepto de la traducción como profesión.

El siguiente episodio se llamará: Para traducir basta con tener el nivel de usuario de Windows.

Salvador Aparicio
SIC, SL

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Encontrarás más información sobre este y otros temas relacionados en nuestros cursos y videocursos:

Análisis económico de un proyecto de traducción

Cómo buscar trabajo en traducción

Presupuestar y traducir gráficos

Contar palabras. La mayor mentira jamás contada.

Prácticum de gestión de proyectos con SDL Trados Studio

Marketing para traductores

Cursos SDL Trados Studio

 

1 comentario

  1. Pablo Bouvier

    Lo siento, pero no puedo estar más en desacuerdo. Si como agencia se pretende que no se facturen las coincidencias totales que las supriman del texto. Es lo que hacen empresas serias como el departamento de traducción de Siemens, por ejemplo. Te envían los documentos completos en PDF como referencia, pero todo lo marcado con una línea roja al margen del PDF está suprimido del fichero de traducción. Los traductores no tenemos ninguna obligación de perder el tiempo con estas coincidencias. Exactamente lo mismo para las coincidencias parciales. Ni tampoco existe una velocidad 1 ni una velocidad 2 ni una velocidad 3 pues las herramientas de traducción nos obligan a revisar todos los segmentos, estén bien o mal, amén de que pueden existir oraciones exactamente iguales con sentidos completamente distintos gracias a la polisemia. Por ejemplo, en la frase alemana «Das Messer ist im Schrank.» ¿alguien puede decirme, sin lugar a duda, qué significa la palabra «Messer» en este contexto…?

    A la pregunta de ¿a quién crees que le darán el trabajo?, si el PM de la empresa proveedora de servicios lingüísticos tiene un mínimo de sagacidad empresarial, se lo dará «al mejor traductor que tenga a mano» y no al «más económico» por decirlo eufemísticamente. A menos que al cliente final la calidad le importe un comino. Y, dado que las empresas que requieren traducciones serias suelen ser trasnacionales, dudo mucho que no les importe.

    Para finalizar, hoy el traductor tiene los mismos recursos técnicos que las empresas de traducción mediante las sinergias y herramientas profesionales, por lo que puede entregar proyectos llave en mano sin problemas. Lo único que justifica una reducción de nuestros honorarios profesionales ─ la palabra «tarifas» me produce urticaria ─ es el abono de las tareas de mercadotecnia que nos evitan las empresas proveedoras de servicios lingüísticos por la obtención del cliente. Por cierto, las palabras «agencia de traducción» también me producen urticaria Me recuerdan a las agencias de personal doméstico de los años cincuenta. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies