«

»

Sep 08

Imprimir esta Entrada

¿Por qué se traducen patentes?

http://pixabay.com/en/users/geralt/Es muy probable que en algún momento de vuestras vidas hayáis tropezado con un documento de patente y que, tras «hojearlo», hayáis experimentado un sentimiento de desazón ante la sola idea de tener que hacer frente como traductores a un texto de tales características.

En el presente artículo pretendemos dar a conocer los motivos por los cuales alguien puede decidir someter al pobre traductor de turno a lo que, para muchos, parece ser un auténtico vía crucis[1]. Pues no son pocas las dificultades que le aguardan.

Para muestra, un botón:

In one aspect, the invention provides an article of footwear, comprising: a ball control portion associated with a medial side of the article of footwear; the ball control portion comprising a lattice including a plurality of protrusions that are configured to bend; each protrusion of the plurality of protrusions including a major axis, a minor axis and a normal axis, the normal axis being approximately perpendicular to the major axis and the minor axis; each protrusion of the plurality of protrusions further including a major face that extends in a direction along the major axis and in a direction along the normal axis; wherein the plurality of protrusions are integrally formed with the lattice; and wherein the lattice comprises a plurality of connecting members connecting the plurality of protrusions.

A buen seguro, la primera sorpresa que depara la lectura de un texto así es la longitud de la oración (129 palabras), y tampoco pasará desapercibida su peculiar terminología y sintaxis.

¿Cómo pueden los traductores de patentes sobrellevar tales penalidades? ¿Cómo es que todavía no se ha extinguido su raza?

Chi lo sa?

Tal vez la clave esté en su capacidad de convertir la adversidad en motivación, haciendo suya la frase «Si no existiera el invierno, la primavera no sería placentera» [2].

Bromas aparte, el traductor que decide dedicarse a la traducción de patentes es consciente de que necesita encontrar respuestas a muchos enigmas y que para poder desenvolverse cómodamente en ese tortuoso terreno necesita prepararse. Comprueba entonces que la formación en este tipo de traducción todavía está muy verde y que, definitivamente, el camino que tiene por delante no es precisamente uno de rosas.

Pero ese no es hoy el tema de nuestro artículo, así que retomemos el hilo.

¿Por qué se traducen patentes?

Básicamente por dos razones:

  • para obtener información
  • para presentar una solicitud en una jurisdicción ajena

 

Para obtener información

La información técnica que ofrecen las patentes, que a menudo no se reproduce en ningún otro sitio, puede ser de gran interés y utilidad para investigadores, ingenieros, empresarios, etc. y puede servir de base para llevar a cabo dos tipos de investigaciones:

  • investigaciones de patentes con fines legales
  • investigaciones sobre el estado de la técnica[3] con fines tecnológicos/comerciales

En las investigaciones con fines legales, los puntos de interés pueden ser muy variados: desde tratar de no vulnerar la protección de otros titulares de patentes y anticiparse a posibles reclamaciones de estos hasta aportar pruebas que ayuden a demostrar una infracción por la competencia.

Es fácil de deducir por qué en estas circunstancias el cliente solicita siempre una traducción literal de los resultados de dichas investigaciones. Salvo cuando esta se utiliza como prueba en un juicio, en cuyo caso comúnmente se exige que sea jurada, la información adicional que pueda aportar el traductor en forma de comentarios o notas a pie de página será bienvenida.

Las traducciones de las investigaciones sobre el estado de la técnica con fines tecnológicos/comerciales cumplirían las mismas funciones que las traducciones técnicas corrientes.

A una empresa le puede resultar vital conocer la tecnología de las patentes ya publicadas relacionadas con el campo de un futuro proyecto, ya sea para evitar la duplicidad de esfuerzos en investigación y desarrollo, determinar la viabilidad comercial o patentabilidad de una invención o bien sondear las tendencias principales del mercado y determinar la futura orientación de la competencia.

Aunque lo que prima en este tipo de traducciones sea la claridad de expresión, las exigencias de redacción no son tan estrictas y no se exige literalidad. Es más, en las primeras fases de la investigación podría recurrirse a la traducción automática para captar la idea general de un documento y, una vez encontrada la información relevante, solicitar los servicios de un traductor experto. Se admiten también los comentarios de este último.

 

Para presentar una solicitud en una jurisdicción ajena

Si la solicitud está en un idioma que es diferente al de la jurisdicción de destino, muchas veces será necesario facilitar una traducción que no deberá contener ni más ni menos información que el original para obtener protección en esa jurisdicción. Raramente se acepta información adicional del traductor.

Haremos ahora un inciso para indicar los dos tipos básicos de presentación de una solicitud en otro país:

  • conforme al Convenio de París
  • conforme al Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT)

pues el conocimiento de la vía de presentación permitirá decidir al traductor qué tipo de redacción debe abordar. Mientras que según el Convenio de París no es necesario aportar una traducción absolutamente literal, según el PCT sí lo es.

El traductor deberá tener en cuenta, asimismo, que es posible que deba aplicar unos ajustes mínimos a la terminología para adaptarla a la legislación del país en el que se solicita la protección.

Por las cuestiones indicadas y otras que es imposible detallar en su totalidad aquí, a la hora de traducir solicitudes de patente es imprescindible consultar cualquier duda con el agente de propiedad industrial, pues es quien mejor podrá garantizar que la patente esté correctamente redactada e impedir posibles rechazos por los examinadores o tribunales.

Para acabar, volvamos al ejemplo de original proporcionado más arriba (In one aspect, the invention provides an article of footwear, comprising: […]) y centremos nuestra atención en el término «article of footwear» que define el objeto de la invención.

El lector no especializado no comprenderá por qué el agente ha elegido ese término concreto para referirse a lo siguiente:

Sin embargo, al traductor versado, que conoce de sobra las intenciones de estos profesionales, le resultará obvio que lo que se pretende con ello es obtener la mayor amplitud de protección que la ley permite, pues «zapatilla de fútbol» es mucho más limitado que «artículo de calzado».

 

[1] En AulaSIC nos encargamos de desvirtuar ese calificativo en relación con la traducción de patentes, por supuesto.
[2] Anne Bradstreet (1612-1672), primera escritora y poeta estadounidense en publicar un libro. También madre de ocho hijos.
[3] En el contexto de las patentes, se refiere al nivel de desarrollo alcanzado por un área particular de una materia técnica en una fecha dada.
(Imagen cortesía de pixabay)

 

   Núria de Andrés es tutora del curso online de Traducción de Patentes  (EN-ES) en AulaSIC.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies